¿El zumo de limón cura el cáncer? ¿Debería dejar de comer gluten? ¿Consumir huevos aumenta el colesterol? ¿Por qué hay tanta obesidad en España si tenemos dieta mediterránea? ¿La margarina engorda lo mismo que la mantequilla? ¿Los alimentos ecológicos son más sanos? ¿El azúcar provoca diabetes? ¿La industria alimentaria nos engaña? ¿ESTAMOS MALNUTRIDOS? Son preguntas que escucho permanentemente a mi alrededor.


La preocupación por la salud y los alimentos es cada vez mayor. En el mundo hay casi dos mil millones de personas que tienen sobrepeso, mientras que otros 800 millones sufren desnutrición. Pero eso no significa que el resto tengamos una dieta saludable y no siempre tenemos a nuestra disposición herramientas que nos permitan valorarlo.

A pesar de la gran cantidad de información que recibimos, no siempre es fácil saber de quién fiarse. Los medios de comunicación en nuestra época, incluida internet, son una fuente masiva de información. En periódicos y revistas, pero sobre todo el televisión y la web puede encontrarse todo tipo de información, que generalmente facilita enormemente nuestra vida. Sin embargo, la disponibilidad de fuentes de información fiables no siempre es la adecuada. La sobreinformación en internet conduce cada vez más a desconfianza, puesto que somos conscientes de que existen personas que cuelgan información falsa o insuficiente que puede provenir de rumores, creencias o supersticiones. En algunos círculos, internet está sustituyendo al vecindario como consejero y fuente de información, pero con un altavoz que multiplica el eco casi hasta el infinito.

megáfono
Licencia CCO / Public domain

En el ámbito de la salud y la alimentación, esto es particularmente peligroso. La dieta puede ser fuente de salud, pero también de enfermedad y muchas otras veces simplemente no sabemos a qué atenernos. ¿Cuándo debemos confiar y cuándo no? Para eso está la ciencia.

Este blog ha nacido para ofrecer información científica sobre nutrición, que sea accesible a todo el mundo, con datos contrastados y sin esconder la realidad, pero con un lenguaje lo más accesible posible. La ciencia no siempre es infalible (sí, los científicos también se equivocan), pero el método científico nos proporciona el máximo grado de confianza (aunque a veces necesite más tiempo del que estamos dispuestos a concederle). Y eso es precisamente lo que intentaré aportar: evidencia científica apropiadamente referenciada.

Sin embargo, la idea es que los posts tengan mucha información, pero que no resulten pesados de leer. Así que todas las sugerencias en este sentido serán bienvenidas. Además, intentaré dar datos de otras fuentes para ampliar información. Espero que lo disfrutes.